Libros ilustrados·Narrativa general·Novela negra y de misterio

Índigo mar, Ignacio del Valle

El género de esta novela es algo ambiguo, eso nos encanta. Estamos ante una novela diferente, a lo que nos tiene acostumbrados la editorial Pez de Plata. En el fondo de un escenario extraño y onírico tenemos una historia común, no por ello menos interesante, pero lo que más nos sorprende, gratamente, es el ambiente que ha creado el autor. El lector asiste a un conjunto de desvaríos que se centran en el personaje principal y lo que le rodea, para culminar hacia el final de la lectura con una escena al más puro estilo de novela negra, sin llegar a serlo del todo. Así pues se trata de una lectura algo alocada pero que funciona, en un entorno misterioso, donde suceden cosas extrañas al mismo tiempo que el crimen acecha en cada esquina. Ignacio del Valle crea algo distinto, reinventando géneros, como debe ser.

El protagonista de esta historia, Pablo, es un escritor que se ha retirado a una pequeña isla para trabajar en su próximo proyecto. Allí, pese a buscar soledad, se encuentra con personajes extraños que ocultan cosas y comienza a vivir experiencias emocionantes, hasta llegar al límite donde todo se descontrola. Toda esta historia se entremezcla con momentos de irrealidad, donde los sueños echan raíces en la realidad, y todo se confunde, creando un ambiente de niebla desconcertante que nos lleva por un camino de intriga y emociones bien desarrollado.

Algo que no se puede olvidar antes de comenzar a leer este libro es que tiene momentos fuertes, de violencia y sexo, no aptos para un público sensible. Esta es una cuestión para gustos, depende del lector. A nosotros nos sobra un poco, pero tampoco es un inconveniente para la lectura. Lo que si es cierto, es que estos temas se mezclan con el entorno para crear todo ese ambiente que comentábamos anteriormente, y en parte es imprescindible en esta historia, donde lo perverso y lo onírico van de la mano.

Para acompañar al texto se pueden observar algunas ilustraciones de Miguel Navia, donde se muestra el sentido macabro y sexual presente en la lectura. Lo único que podemos decir es que nos encanta, y nos hubiera gustado alguna imagen más de alguna que otra escena violenta que lo pedía a gritos. Pues el autor crea un entorno perverso con su texto y el ilustrador lo muestra perfectamente en sus metafóricas imágenes, que como podréis ver son alucinantes.

Así pues, y con todo lo que se ha dicho, esta novela es muy recomendable para los amantes de la novela negra y el thriller, pues aquí encontrarán esos ingredientes. Pero también es una lectura que cualquier amante de la narrativa general puede disfrutar, siempre y cuando no le molesten las escenas violentas y sexuales. Los que más disfrutarán esta historia serán aquellos que aman la literatura por la diferencia, por lo que se cuenta entre líneas y lo que no se expresa con palabras, en definitiva, los que disfrutan siendo sorprendidos por la originalidad y los textos que dicen más de lo que cuentan.

Pez de Plata, 2017. Tapa blanda, 216.

verproducto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s